Rita  Crusco  Di  Nisio

                                                                                                              rcrusco@interlink.net.ve

Deseo establecer las diferencias entre los conceptos: Axiología, Ética, Valores, Moral y Actitud, debido a que en algunos momentos se utilizan indistintamente unos por otros. El término Axiología, viene del griego, "áxios", valioso, estimable, digno de ser honrado, y de "logos", ciencia. En Filosofía en sentido general equivale a Teoría General de los Valores, e intenta establecer la esencia y naturaleza del valor y de los juicios de valor.

Deseo establecer las diferencias entre los conceptos: Axiología, Ética, Valores, Moral y Actitud, debido a que en algunos momentos se utilizan indistintamente unos por otros. El término Axiología, viene del griego, "áxios", valioso, estimable, digno de ser honrado, y de "logos", ciencia. En Filosofía en sentido general equivale a Teoría General de los Valores, e intenta establecer la esencia y naturaleza del valor y de los juicios de valor.

La problemática axiológica constituye una parte fundamental de la pedagogía: la Axiología Pedagógica o Pedagogía de los Valores, debido a que la educación es, incitar al hombre a la realización de valores para lograr su perfeccionamiento a través de la realización de su proyecto personal de vida. Por lo tanto, la educación debe fomentar valores que cubran las tres dimensiones del ser humano:

  1. La dimensión de la supervivencia, natural o corporal, que comprende valores técnicos (útiles) y vitales;

  2. La dimensión cultural (valores estéticos, intelectuales y morales), y

  3. La dimensión trascendental (la cosmovisión y la religión).

En la jerarquización axiológica expuesta, los valores y actitudes básicas a fomentar, deben se tenidos en cuenta a la hora de formular los curricula. La problemática axiológica, tiene importancia como medio educativo por que su conocimiento y aceptación, por parte de los individuos (estudiantes), contribuye a la formación del carácter, la voluntad y la personalidad. Se puede afirmar como Marín Ibáñez (citado en Mesanza, 1983: 167), que "la calidad de la educación viene determinada por la dignidad, profundidad y extensión de los valores que hayamos sido capaces se suscitar y  actualizar, en nuestros estudiantes".

El término Ética, viene del griego "etikós", de "éthos", que significa costumbre, hábitos. La  ética se  conoce  también  como  Filosofía  Moral, y  es  el  estudio  y  la  disciplina  filosófica (según  algunos  autores, ciencia),   teórico-práctica y normativa  que  tiene  por  objeto  no  solo  la  descripción, análisis  y  fundamentación (aspecto teórico)  de  los  actos  humanos  en  cuanto  a  su  obrar  consciente  y  libre (aspecto práctico), sino  también   en  cuanto  a  su  regulación (aspecto normativo) (Mesanza; 1983: 600).

     El  concepto  de  ética  propuesto  no  es  aceptado  universalmente, así  tenemos diferentes  posturas:

a)      Consideración  de  la  ética  como  ciencia  que  se  limita  a  describir  y  sistematizar  los  actos  humanos  o  de  un  grupo  humano concreto. Esta  es  la  postura  del  positivismo  y  del  sociologismo.

b)      La  ética  es  la  explicación  de  los  actos  morales  exclusivamente  a  través  de  los  mecanismos  psicológicos. Esta  es  la  postura  del  psicologismo.

c)      Las  éticas  materiales (Aristóteles) o  formales (Kant), según  den  prioridad  al  contenido  o  la  forma  respectivamente. Kant  y Sastre, radicalizan  la  corriente  formal  excluyendo  el  contenido  de  la  ética  y  reduciéndolo  a  un  análisis  del  lenguaje  moral.

     Además  de  estos  planteamientos, existen  diferentes  concepciones  y  sistemas  éticos, según  la  interpretación  que  se    a  la  realidad  moral  o  al  acto  moral.  Si  la  moralidad  o  falta  de  moral  de  los  actos  depende  del  concepto  de  fin, se  trata  de  Ética  Teleológica  (Aristóteles,  estoicos, Santo  Tomas  de  Aquino); si está  unida  al  deber, Ética  Deontológica (Kant); si  solo  se  considera  la  acción  sin  referencia  a  normas  objetivas  y  universales, sería la  Ética  o  Moral  de Situación (existencialismo);  si  considera  los  resultados  del  acto  humano, se  tiene  la  Ética  de  los  Sistemas  Materialista (Marx) y  Pragmatista (James).

     La  ética  se  relaciona con  la Pedagogía, por  que  incide  en  la  concepción  y  enfoque  de  los  problemas  pedagógicos; como  el  Teleológico  o  de  los  fines, y  el  axiológico  o  de  los  valores.

     Para  Yegres (1998), el  término "éthos"  tiene  una  larga  historia y  con  el  tiempo  ha  adquirido  múltiples  significados, significa "guarida" o "morada"  de  animales, y  por  extensión, posteriormente  pasó  a  referirse  a  las  personas, pero  siempre  atendiendo  a "resguardo", "refugio" o "protección", es  decir,  espacio  vital  seguro, luego  derivó  en  "carácter moral", "modo  ético  de  ser", modo  de  ser, disposición.

     Ese "carácter  moral" o "modo ético de ser", se forja a través de las apropiaciones que el individuo realiza durante el proceso de socialización. Se interioriza y es decisivo en la actualización individual y colectiva, sin obviar la influencia que puede ejercer sobre él las circunstancias externas.

     Cómo Filosofía  Moral, según  Cortina (citado  en  Arévalo, 1998: 169), la  ética  tiene  tres  funciones  específicas: 1) Aclarar  que  es  lo  moral  y  cuáles  son  sus  rasgos.; 2) Fundamentar  la  moral, es  decir,  averiguar  cuáles  son  las  razones  para  que  los  hombres  se  comporten  moralmente; 3) Aplicar  los  resultados  de  las  dos  funciones  anteriores, a  los  distintos  ámbitos  de  la  vida  social, a la  política, la  economía, la  empresa, la  medicina, la  ecología, a  la  educación, lo  que  se  ha  llamado Ética Aplicada. Para  algunos  autores  la  ética actual  se  propone  reencontrar  la auténtica  dimensión  humana  del  hombre  y  buscar  el  equilibrio  con  sigo  mismo  y  con  su  entorno.

     El  Valor, es  una  cualidad  que  permite  ponderar  el  valor  ético  o  estético  de  las  cosas, por  lo  que  es  una  cualidad  especial que  hace  que  las  cosas  sean  estimadas en  sentido  positivo  o  negativo.

     La  noción  de  valor  fue  tomada  de  la  economía. El  término  se  ha  usado  para  indicar  la  utilidad  o  el  precio  de  los  bienes  materiales. Pero  es a  partir  de  Nietzsche  y  de  la  fenomenología  que  la  noción  de  valor  fue  incorporado  a  la  filosofía. Aunque  fueron  Scheler  y  Hartman  quienes  desarrollaron  la  teoría   de  los  valores.

     Definir  lo  que  es  un  valor  es  difícil, debido  a "que  no  son  propiedades  de  las  cosas  o  de  las  acciones, como  el  peso, la  forma  o  el  color, sino  que  dependen  de  una  relación  con  alguien  que  valora".  Deval  y  Enesco  (citados  en  Arévalo, 1998: 176). Los  valores  sirven  para  evaluar  nuestras  acciones  y  las  de  los  demás, y  para  guiar  el  comportamiento  de  las  personas.  Carreras, Rijo, Estany  y  otros (citados  en  Arévalo, 1998: 177), dicen  que  "son   creencias prescriptitas o, principios  normativos  y  duraderos  que  nos  sugieren  que  una  determinada  conducta  o  estado  final  de  existencia  es  personal  y  socialmente  preferible  a  otros  que  consideramos  opuestos  y  contradictorios".

     El  problema  principal  en  el  estudio  de  los  valores  es   su  jerarquización, ya  que  clasificar  valores  supone  que  unos  valen  más  que  otros.  En  general,  suelen clasificarse  así: técnicos  o  útiles,  vitales, estéticos, intelectuales, éticos  y  trascendentes, como  mencionamos  anteriormente.

      La  esencia  de  los  valores  es  su  valer, es  decir, es  valioso. Algunos  valores  son  objetivos y  otros  son subjetivos.  También  tienen  una  polaridad, pueden  ser  positivos  o  negativos (valores o  contravalores),  a  todo  valor  se  opone  un  antivalor (bien-mal, salud-enfermedad), es  lo  que  se  llama  bipolaridad. Nadie  duda  que  entre  el  valor  y  el  antivalor, hay  que  elegir  los  primeros.

     Desde  la  perspectiva  de  la  educación,  los  valores  pueden  ser   realizados, descubiertos  e  incorporados  por  las  personas. Los  valores  para  que  sean  significativos  y  efectivos  deben  ser  interiorizados  libremente  por  el  individuo, por  su  voluntad  y  de  forma  autónoma, de  lo  contrario  no  se  realizan  con  la  fuerza  necesaria  para  convertirse  en  la  conducta  deseada. La  persona, a  través  de  los  valores  reafirma su  identidad  personal, que  sólo  se  consigue  sobre  la  base  de  una  escala  de  valores  personales.

     Los  valores  pueden  cambiar  dentro de  una  sociedad, observándose  diferentes  escalas  de  valores  tanto  en  el  plano  individual como  en  el  colectivo. También  los  valores  cambian en  transcurso  del  tiempo.

     Los  términos "ética"  y "moral", a  veces  son  usados  indistintamente. Sin  embargo, según  Ferrater  Mora (1976: 288), el  término  Moral tiene  un  significado  más  amplio  que  el  vocablo "etica". Las  ciencias  morales  comprenden  todo  lo  que  no  es  físico  en  el  hombre (la  historia, la  política,  el  arte, etc.), es  decir,   corresponde   a  las  producciones  del  espíritu y  al  espíritu  mismo. También  se  opone  lo  moral  a  lo  intelectual,  para  indicar  todo  aquello  que  corresponde  al  sentimiento  y  no  a  la  inteligencia  o  al  intelecto.  Lo  moral,  también  se  opone  a  lo  inmoral  y  a  lo  amoral.   Lo  moral  es  lo  que  se  somete  a  un  valor, lo  inmoral  es  lo  que  se  opone  a  todo  valor  y  lo  amoral  es  aquello  que  es  indiferente  al  valor.

     Hegel  distinguía  la  moralidad  subjetiva  y  la  moralidad  objetiva. La  subjetiva  consiste  en  el  cumplimiento  del  deber, por  propia  voluntad. La  moral  objetiva, es  la  obediencia  a  la  ley  moral  fijada  por  las  normas, leyes  y  costumbre de  la  sociedad.

     Ética  y  Moral  se  distinguen  en  que:

  1. La  moral  forma  parte  de  la  vida  diaria  de  las  sociedades  y  de  los  individuos, mientras  que  la  ética  es  un  saber  filosófico;

  2.  La  moral  puede  ser  moral  cristiana, moral  islámica, moral  socialista, le ética  puede  ser  aristotélica, ética  estoica,  ética kantiana;

  3. La  ética  se  sitúa  en  el  nivel  reflexivo  del discurso  filosófico, la  moral  pertenece  al  campo de  la  sociedad;

  4. La  moral  surgió  con  el  hombre, la  ética  con  la  filosofía.

      La  moral  existe  desde  la  aparición  de  los  seres  humanos  sobre  la  faz  de  la  Tierra, y  se  refiere  al  comportamiento  que  acompaña  al  individuo  durante  toda  su  vida. Moral  se  deriva  del  latín "mos-moris", que  significa  hábito, costumbre, modo  de  comportarse, se  refiere  a  una  conducta  específica  donde  el  bien  y  el  mal  son  los  aspectos  valorativos.  De  acuerdo  a  su  etimología  los  términos  moral  y  ética, hacen  referencia  al  carácter, costumbre, y  se  refieren  a  un  tipo  de  saber, que  nos  permite  enfrentar  la  vida  con  dignidad, ser  justos  y  ser  felices.

     Tanto  la  ética  como  la  moral  se  refieren  a  valores, actitudes  o  normas  que  podemos  aceptar  o  rechazar. La  moralidad  de  un  hecho  está  determinada  por  dos  circunstancias: 1) Tomar  decisiones  prudentes, reflexionar antes  de  tomarla, para  elegir  lo  más  adecuado; 2) Tomar  decisiones  moralmente  justas, más  allá  de  la  moral  de  una  sociedad  específica, o  de  las  leyes  establecidas, tenemos  una  moral  crítica  universal,  garantizadas  por  las  Naciones  Unidas, en  su  Declaración  sobre  los  Derechos  Humanos (1948). Luego  está  la  escala  de  valores  de  cada  país  en  particular (contenidas  en  sus  Constituciones, Leyes  y  Reglamentos).

       La  Actitud  es  una  predisposición  relativamente  estable  de  la  conducta.  Este término  proviene  de  la  Psicología  Social, se  ha  incorporado  a  diferentes  Ciencias  Sociales,  como  la  Pedagogía, Psicología  de  la  Personalidad, Psicología  del  Aprendizaje, Sociología, entre  otras, por  lo  que  se  convirtió  en  un  térmico  polisémico.  Para Fishbein y Ajzen (citado  en Crusco, 2002: 57), "… la  actitud  es  un  juicio  evaluativo  bipolar  acerca  de  un  objeto".  Por  su  parte  Sarabia (citado  en Crusco, 2002: 57), concibe  a  las  actitudes  como "…tendencias  adquiridas y  relativamente  duradera  a  evaluar  de  un  modo  determinado  a  un  objeto,  persona  o  situación  y  a  actuar  en  consecuencia  con  dicha  evaluación"

     Entre  las  características  de  la  actitud tenemos  las  siguientes:

 a) es  una  predisposición, no  debe  confundirse  con  la  conducta; b) incluye  procesos  cognitivos  y  afectivos; c) es  referencial, ya  que  evoca  a  un  objeto  o  sector  de  la  realidad; d) es  relativamente  estable: y, e) involucra  todos  los  ámbitos  y  dimensiones  del  sujeto.

     Las  actitudes  son  estructuras  funcionales  que  sustentan,  impulsan,  orientan,   condicionan, posibilitan  y  dan  estabilidad  a  la  personalidad. Los  elementos  básicos  que  conforman  las  actitudes, se  reducen  a, a) componentes  cognitivos, que  incluyen procesos  cognitivos  y  neuronales; b) componente  afectivo, como  las  reacciones  subjetivas  positivas/negativas, acercamiento/huida, placer/dolor, etc., que  es  la  tendencia  hacia  el  objeto  de  referencia, y c) componente  comportamental  o  reactivo, que  es  la  tendencia  a  resolverse en  la  acción  de  una  manera  determinada.

     Las  funciones  de  la  actitud  son: a)  facilitan  la  conducta, pero  no  la  producen; b) motivacionales  a  nivel  operativo  anti/pro, que  promueve  la  ruptura  de  la  indeferencia; c) orientativas,  por  que  facilitan  la  emergencia  de  la  respuesta  adecuada; y, d) estabilizadoras, debido  a  que  conforma consistencias/ rasgos  de  la  personalidad.

     Considerando  que  la  educación  promueve  la  formación  de  la  personalidad, y  como  la  actitud  es  una  de  las  estructuras  básicas  de  ésta,  la  formación  y/o  cambio o  modificación  de  las  actitudes, sería  el  problema  central  de  la  educación.

     La  formación  y  el  cambio (modificación)  de  la  actitud, varía  en  el  contexto  y  en  los  modelos    explicativos  de  cada  corriente  científica, pero  hay  variables  o  factores  comunes   a  todos  ellos.  Entre  otros  factores, son  fundamentales:

-          la  sociedad  y  cultura  en  la  que  se  desarrolla  la  vida  de  la  persona.

-          el  grupo  social  de  pertenencia-referencia  del  individuo.

-          los  valores  y  contenidos  culturales  y  el  clima  predominante, en  el  que  se producen  las  interrelaciones  con  los  objetos  y  personas.

-          los procesos  de  aprendizaje a  los  cuales  es  sometido  el  individuo.

-          la  experiencia  de  vida  acumulada, la  evaluación  social; y 

-          las características   específicas  de  cada  sujeto, como  son  sus  dimensiones  cognitivas  y  afectivas, y  el  resto  de  los  rasgos  de  la  personalidad.

     En  general,  las  estrategias  de  formación  y  cambio  de  las  actitudes  depende de: a) de  los  procesos  de  información, referida  al  objeto  hacia  el  que  se  dirige  la  actitud; b)   la  conformación  de  disposiciones  afectivas; c) facilitación  de  puesta  en  acción  de  la  conducta  deseada, incluyendo  los  refuerzos  utilizados; y, d)  la  valoración  personal  y  social, que  refuerza  la  conducta  deseada  para  la  elaboración  de  la  actitud.

     Las  actitudes  se  relacionan  con  los  valores  promovidos  por  la  educación. Las  actitudes   según Rugarcía (citado en Juárez,s./f.:6, "expresan  los  valores  personales, sociales  y  humanos, del  individuo, producto  de  sus  decisiones".

     Las  actitudes, se  evidencian  en  manifestaciones  de  conductas  que  son  proporcionales  a  los  valores  implícitos  en  ellas. No  es  fácil  distinguir  entre  valor  y  actitud,  a  veces   se   presenta  como   un  valor,  lo   que  realmente   es  una  actitud  y viceversa, además  no  es  fácil  precisar  que  actitud  o  conducta  corresponde  a  un  determinado valor y a un determinado valor pueden corresponderle varias actitudes. Los valores son un fin y la actitud es la vía humana que nos conducen a ese fin.

     Las actitudes como los valores, se van conformando, consolidando y cambiando, a lo largo de la vida del individuo, y estos procesos son más efectivos en las primeras etapas de la educación.

BIBLIOGRAFÍA

Arévalo, E. (Compilador). (1998). Ética  y  Docencia.  Editado  por  la  Fundación

     UPEL-IMPM. Venezuela.

Crusco, R. (2002). Sistema  de Información  Para  la  Administración  y  Proyección

     de  los  Cursos  en  Línea. Universidad  Nacional  Experimental  "Simón Rodrí-

     guez",  Núcleo  Maracay. Investigación  no  publicada. UNESR. Aragua.

Ferrater  Mora, J. (1976). Diccionario  de  Filosofía  Abreviado.  EDHASA –

     SUDAMERICANA.  Argentina.

Juárez, J. (s./f : 6). Hacia  una  Educación  Posible: Valores, Virtudes  y  Actitudes  en 

     la  Escuela.  Revista Ciencias  de  la  Educación.  Universidad  de  Carabobo.

     FACE.  Carabobo.

Mesanza, J. (Coordinador). (1983). Diccionario  de las  Ciencias  de  la  Educación

     Diagonal / Santillana. España.

UBA. (2006). Manual   Para   la   Elaboración,  Presentación   y   Evaluación  del 

     Trabajo  Final    de  Investigación  de  los  Programas   de  Postgrado. Vicerrec-

     torado UBA.  Decanato  de  Investigación,  Extensión  y  Postgrado. San  Joaquín  de

     Turmero. Estado Aragua.

RCDN / rcdn / Julio de  2009